Protección Solar para Niños
La guía práctica para un Verano Seguro

 

Como padres, sabemos lo maravilloso que es pasar tiempo al aire libre con nuestros hijos, disfrutando del sol y la naturaleza. Sin embargo, como médicos, también entendemos la importancia crucial de proteger la piel de nuestros pequeños durante estas actividades. 
Desde temprana edad, la piel de los niños es muy delicada, ya que es mucho más fina que la de los adultos y su sistema inmunológico aún está en desarrollo. Incluso breves momentos de exposición solar a las horas centrales del día pueden causar quemaduras graves. 
Estudios epidemiológicos demuestran que la exposición frecuente al sol y las quemaduras solares en la infancia predisponen a mayores tasas de melanoma y mayor riesgo de cáncer de piel durante la vida adulta.
Hoy queremos compartir contigo algunos consejos prácticos para asegurarnos de que tanto tú como tus niños disfruten del sol de manera segura y saludable este verano ¡y todos los días del año!






¿Cómo elegir el protector solar más adecuado para nuestro peque?

La opción más segura es un bloqueador solar "mineral" o "físico" que contenga óxido de zinc o dióxido de titanio. Estos ingredientes proporcionan una protección efectiva contra los rayos UVA y UVB sin irritar la piel sensible de los niños.
Es importante que el bloqueador solar tenga un factor de protección solar (SPF) de "amplio espectro" entre 30 y 50+ para una protección completa contra los daños solares.
Además, es recomendable optar por un bloqueador solar resistente al agua para garantizar una protección duradera, especialmente si tus pequeños disfrutan del agua

<< En Dr. Búho, ofrecemos una amplia variedad de productos de protección solar especialmente formulados para la piel delicada de los niños.
¡Ven a visitarnos! >>

¿A partir de qué edad podemos comenzar a aplicar protector solar al bebé?

Se recomienda evitar la exposición solar directa durante el primer año de vida y especialmente antes de los 6 meses de edad. A partir de esta edad (6 meses) ya está indicado el uso de protector solar en los niños. En bebés menores de 1 año se prefiere el uso de protectores minerales ya que no contienen filtros químicos y por lo tanto el riesgo de alergias al producto es muy bajo.

Recuerda, la aplicación adecuada es esencial para una protección efectiva:

  • Aplícalo cada 2 a 3 horas, y asegúrate de cubrir todas las áreas expuestas de la piel de manera generosa y uniforme.
  • No olvides zonas sensibles como la raya del cuero cabelludo, las orejas, el dorso de las manos y los pies, a menudo pasadas por alto pero igualmente vulnerables a los rayos solares.
  • Evita la exposición directa al sol durante las horas de máxima radiación UV, que suelen ser entre las 10 a.m. y las 4 p.m. En su lugar, busca sombra y considera actividades bajo techo durante estos períodos.

Además, considera medidas de protección física para complementar la defensa de la piel de tus pequeños:

  • Viste a tus hijos con ropa de manga larga y pantalones, preferiblemente en colores oscuros, para bloquear la radiación solar.

  • Para los días en la playa o la piscina, elige trajes de baño con mangas largas y con factor de protección ultravioleta (UPF) además de sombreros o gorros para una protección adicional


Cuidado de la piel también durante el Invierno

La exposición al sol no se limita únicamente a la playa o la piscina; cualquier actividad al aire libre puede exponer a tus hijos a los rayos UV.

La mayoría de las quemaduras solares ocurren porque las personas subestiman la necesidad de protección solar. Incluso en días nublados y de invierno, la radiación UV puede ser intensa, lo que significa que la piel de tus pequeños aún está en riesgo de daño solar.

Además, superficies como la nieve, la arena y el agua tienen la capacidad de reflejar los rayos solares, aumentando la exposición a los rayos UV. Por lo tanto, es fundamental aplicar medidas de protección durante todas las actividades al aire libre, independientemente de la temporada del año.

Asegúrate de incluir la protección solar como una parte integral de la rutina diaria de cuidado de la piel de tus hijos, durante todo el año. Con la aplicación regular del bloqueador y otras precauciones, puedes proteger la piel de tus pequeños de los efectos nocivos del sol y garantizar su salud y bienestar a largo plazo.

¿Qué hacer en caso de quemadura solar? 

 Si pese a todo en algún momento tu niño presenta alguna quemadura solar intenta bañarlo con agua templada de forma frecuente para aliviar el malestar, aplicar cremas hidratantes y reparadoras como aquellas que contienen aloe, las cuales se pueden refrigerar y aplicar frías para aliviar la sensación de quemazón.

Haz que tu pequeño beba mucha agua para mantenerse hidratado. Puedes  administrar algún medicamento para alivio de dolor como paracetamol y recuerda, si tu niño es menor a un año, presenta ampollas, fiebre o dolor intenso acude al médico.

 

Señales que no debes Ignorar

Es muy importante estar atentos a ciertas señales que indican la necesidad de atención médica inmediata.

Si tu hijo presenta síntomas persistentes o preocupantes, como fiebre alta, dificultad para respirar, dolor intenso, erupciones cutáneas graves o cambios repentinos en el comportamiento, no debes ignorar estas señales. Estos síntomas podrían indicar un problema subyacente que requiere atención médica urgente.

Además, si tienes dudas o inquietudes sobre protección solar, quemaduras solares o algún problema en la salud de tu peque, es mejor buscar orientación médica.

En Dr. Búho tenemos un equipo de Pediatras y Dermatólogos Pediatras que están capacitados para evaluar y tratar una amplia gama de condiciones médicas y pueden proporcionar el mejor curso de acción para garantizar la salud y el bienestar de tu hijo.

Recuerda, nunca está de más consultar con un profesional cuando se trata de la salud de tus seres queridos. Priorizar la atención médica oportuna puede marcar la diferencia en el diagnóstico y tratamiento de cualquier problema de salud que pueda surgir.

 
La prevención es fundamental cuando se trata de proteger a nuestros hijos del sol. Recuerda que la sombra, la ropa adecuada y el uso de sombreros ofrecen la mejor protección contra los daños solares. Al tomar medidas sencillas pero efectivas, podemos asegurarnos de que nuestros pequeños disfruten del aire libre de manera segura y saludable.


No subestimes el poder de la prevención: protege a tus hijos del sol.
¡y asegúrate de que su piel esté siempre protegida!

¿Deseas una consulta con nuestros especialistas pediátricos? Reserva ahora mismo tu cita, estaremos encantados de ayudarte


Luciana del Carmen Ganoza Granados

Dermatóloga Pediatra

N° C.M.P 67039 | N° R.N.E 44119


Protección contra el Dengue para Niños
Consejos Prácticos para Padres